¿Luces fuera? Todavía parece estar a años luz | OMRON, España

Inicio de sesión

Tenemos dificultades técnicas. Su formulario no ha sido enviado. Porfavor, acepte nuestras disculpas e inténtelo de nuevo más tarde.\ Detalle: [details]

Download

Regístrese

Tenemos dificultades técnicas. Su formulario no ha sido enviado. Porfavor, acepte nuestras disculpas e inténtelo de nuevo más tarde.\ Detalle: [details]

Download

Gracias por registrarse en Omron

Se ha enviado un correo electrónico para completar el proceso de creación de su cuenta a

Volver al sitio web

obtenga acceso directo

Introduzca sus datos a continuación y obtenga acceso directo al contenido de esta página

Text error notification

Text error notification

Checkbox error notification

Checkbox error notification

Tenemos dificultades técnicas. Su formulario no ha sido enviado. Porfavor, acepte nuestras disculpas e inténtelo de nuevo más tarde.\ Detalle: [details]

Download

Muchas gracias por su interés

Ahora dispone de acceso a ¿Luces fuera? Todavía parece estar a años luz

Se ha enviado un correo electrónico de confirmación a

Volver al sitio web

Continúe e , o bien, obtenga acceso directo para descargar este documento

Industry 4.0

¿Luces fuera? Todavía parece estar a años luz

Publicado a las 2022-04-21 11:00:00 UTC el Industry 4.0

Para muchos fabricantes, la perspectiva de una fábrica totalmente automatizada sin intervención humana parece estar a años luz. Por ello, se preguntan cuándo les llegará la cuarta revolución industrial y qué pueden esperar de ella. En este blog, examinamos las realidades de la fabricación automatizada (total o parcialmente), qué pueden y no pueden hacer los robots y por qué la intervención humana sigue siendo irreemplazable (en su mayoría).
Algunos productos no son adecuados para una línea totalmente automatizada y algunos procesos resultan imposibles sin la cooperación o la intervención humana. Aun así, la producción masiva sigue teniendo como objetivo ofrecer una eficiencia y una rentabilidad óptimas, con el máximo beneficio y retorno de la inversión. Por lo tanto, no es de extrañar que el enfoque de «una fábrica a oscuras» para la producción parezca tan atractivo. Entonces, ¿qué sucedió después de que se apagaran las luces en la planta que Foxconn posee en Shenzhen (China)? ¿Deberían seguir el ejemplo otros fabricantes (y cómo)?

La digitalización no es binaria

Ciertas situaciones favorecen claramente un enfoque sin intervención humana, como la compleja producción de componentes electrónicos de Foxconn, así como en áreas donde los riesgos de contaminación son altos y en muchos tipos de plantas de alto volumen y baja variedad de productos. Pero, ¿qué ocurre con aquellos fabricantes que no trabajan de esta manera, sino que fabrican una alta variedad de productos con un bajo volumen para maximizar la elección de los clientes? ¿Está bloqueada su ruta hacia la automatización por su necesidad de diversificar? Afortunadamente, no.
La digitalización no es binaria, al menos no en el sentido de que sea o todo o nada, ya que cada fabricante puede hacer, al menos, algún uso de la tecnología de automatización. Sin embargo, el porcentaje depende de una serie de factores, como qué cantidad del proceso de producción requiere una toma de decisiones compleja e improvisación: aspectos especialmente adecuados para los seres humanos.

Encontrar las funciones adecuadas

Actualmente, se está produciendo un cambio cada vez mayor hacia las líneas de producción en las que el personal encargado de la fabricación trabaja en puestos en los que sus aptitudes son más valiosas: en las áreas de supervisión, en lugar de en las tareas operativas tradicionales. A ello se suma el trabajo con robots colaborativos (cobots), donde la velocidad y la destreza humanas están alineadas con la eficiencia incansable de un compañero de trabajo automatizado.
Pero, ¿cómo establecen los fabricantes qué partes de sus líneas pueden automatizarse? ¿Cómo pueden ver dónde se pueden ahorrar costes y cuáles serán los resultados finales antes de invertir en lo que podría parecer un cambio disruptivo? Este es el ámbito del integrador de sistemas, el proveedor de tecnología y los socios del sector que pueden mostrar a los fabricantes tradicionales cómo pueden beneficiarse sus operaciones de un cambio (modesto) hacia la digitalización.

Pruebas de concepto

Desde el análisis de los sistemas hasta pruebas de concepto integrales, que abarcan desde aplicaciones de línea independientes hasta instalaciones completas, los integradores de confianza son el primer punto de contacto para los fabricantes que buscan mejoras. OMRON también ofrece sus servicios en este proceso, así como su laboratorio de prueba de concepto y sus instalaciones de alta tecnología, donde se pueden fabricar prototipos para demostrar exactamente cómo pueden beneficiarse los fabricantes de la automatización. Entonces, ¿qué pueden esperar los fabricantes?

Una mirada digital hacia el futuro

La visión artificial es un sector de la automatización en crecimiento, con avances en los sistemas de visión 3D que aumentan la flexibilidad de las complejas operaciones de recogida y colocación. Hasta hace relativamente poco tiempo, las cámaras solo podían procesar productos en posiciones fijas en la línea. Hoy en día, las cámaras de alta resolución, junto con algoritmos de aprendizaje automático, pueden identificar fácilmente los objetos colocados aleatoriamente en las bandejas de transporte. Esto aumenta considerablemente la viabilidad de los sistemas de cámaras para diversos productos, que funcionan a mayor velocidad, en líneas automatizadas.
Existe un área en la que la fábrica moderna se beneficia particularmente de la automatización y esa es la tecnología robótica. Desde la intralogística (el movimiento de materiales y subconjuntos a través de la línea de producción) hasta los robots de línea fija y las unidades colaborativas, es aquí donde se puede ahorrar realmente. El tiempo, la energía, la seguridad y el coste pueden reducirse potencialmente con la introducción de los robots adecuados en el lugar correcto.

Avances en tecnología robótica

Tanto si se trata de un robot móvil que sustituye a una carretilla elevadora como de un cobot que trabaja junto con un operador humano, la eficiencia y fiabilidad de la repetibilidad pueden constatarse en una creciente gama de sectores. Por ejemplo, los cobots son sencillos de programar, especialmente si se comparan con robots industriales más tradicionales, y pueden adaptarse fácilmente para diferentes tareas, lo que supone una ventaja particular en situaciones en las que hay una gran variedad de productos. Cuando el objetivo es la repetibilidad a alta velocidad, los robots industriales, como los delta, son la solución ideal. En este caso, los recientes avances en las herramientas han mejorado el envasado automatizado de la fruta, con nuevos diseños de pinzas que han permitido el envasado automatizado de frutas blandas con robots industriales por primera vez.
La robótica es un crisol de la innovación, y los ingenieros buscan constantemente nuevas y mejores formas de gestionar las tareas que tradicionalmente suponen un reto. Por ejemplo, el manipulador móvil (MoMa) de OMRON es un concepto híbrido que combina un robot móvil, un robot colaborativo y un sistema de visión. Esta innovación combina movilidad, destreza y precisión, lo que permite la automatización de tareas cada vez más complejas. Queda por ver en qué medida esto nos llevará a un mundo de fábricas oscuras y, considerando que los fabricantes siguen asociándose con proveedores de tecnología e integradores de sistemas, la visión del futuro permanece en las manos (humanas) correctas.

Póngase en contacto con los especialistas de Omron

¿Tiene alguna pregunta o desea asesoramiento personal? No dude en ponerse en contacto con uno de nuestros especialistas.
  • Omron Europe

    Omron Europe