Automatización industrial: cuatro consejos para el futuro de la producción de alimentos y bebidas | Omron, España

Inicio de sesión

Please use more than 6 characters. Forgot your password? Click here to reset.

Cambie la contraseña

Tenemos dificultades técnicas. Su formulario no ha sido enviado. Porfavor, acepte nuestras disculpas e inténtelo de nuevo más tarde.\ Detalle: [details]

Download

Regístrese

Tenemos dificultades técnicas. Su formulario no ha sido enviado. Porfavor, acepte nuestras disculpas e inténtelo de nuevo más tarde.\ Detalle: [details]

Download

Gracias por registrarse en Omron

Se ha enviado un correo electrónico para completar el proceso de creación de su cuenta a

Volver al sitio web

obtenga acceso directo

Introduzca sus datos a continuación y obtenga acceso directo al contenido de esta página

Text error notification

Text error notification

Checkbox error notification

Checkbox error notification

Tenemos dificultades técnicas. Su formulario no ha sido enviado. Porfavor, acepte nuestras disculpas e inténtelo de nuevo más tarde.\ Detalle: [details]

Download

Muchas gracias por su interés

Ahora dispone de acceso a Automatización industrial: cuatro consejos para el futuro de la producción de alimentos y bebidas

Se ha enviado un correo electrónico de confirmación a

Volver al sitio web

Continúe e , o bien, obtenga acceso directo para descargar este documento

Operational Excellence
Brand Protection
Collaborative Robotics

Automatización industrial: cuatro consejos para el futuro de la producción de alimentos y bebidas

Publicado a las 2020-07-16 09:00:00 UTC el Operational Excellence

La pandemia del coronavirus ha planteado grandes desafíos a empresas de todos los tipos y tamaños. En el sector de la producción de alimentación y bebidas, las compañías han tenido que enfrentarse a una importante reducción del consumo e interrupciones en las cadenas de suministro, puesto que, a pesar de que el consumo en los hogares aumentó, el consumo fuera de casa casi se ha paralizado completamente. Pero, ¿cómo pueden los fabricantes adaptar sus estrategias de negocio y procesos de producción tanto al presente como al futuro? Es posible que la pandemia haya creado una oportunidad para volver a plantear procesos anticuados y mejorarlos con conceptos como robótica de última generación, tecnología de sensores y estrategias holísticas de automatización.
Las empresas deben empezar a utilizar cada vez más la automatización para impulsar su competitividad y productividad. Esto implicará el uso de elementos como la robótica fija, colaborativa y móvil, junto con tecnologías complementarias de control, supervisión, sensores y visión, todo ello adaptado a las necesidades específicas de la producción. Los fabricantes de alimentos, bebidas y productos básicos deberían centrar sus esfuerzos en cuatro aspectos clave: Optimización de los recursos del personal; calidad y trazabilidad de los productos; flexibilidad y personalización; y sostenibilidad e innovación.

1. Optimización de los recursos del personal

Los millones de personas que trabajan produciendo alimentos y bebidas desempeñarán un papel fundamental en la fábrica del futuro. La pandemia ha traído consigo nuevos desafíos, como el distanciamiento físico y normas de seguridad más estrictas. La automatización puede ayudar a superar estos retos y, al mismo tiempo, mejorar la seguridad y la eficiencia a largo plazo. Por ejemplo, un robot colaborativo (cobot) o un robot móvil, puede realizar labores repetitivas y complejas para que los empleados puedan centrarse en tareas con valor añadido.
La colaboración es clave en esta combinación de personas, máquinas, robots e inteligencia artificial (IA). Los robots pueden aumentar la velocidad y la precisión de los procesos mientras los empleados se encargan de los problemas más importantes para el negocio, la comunicación con el cliente y las tareas con valor añadido. Los cobots y los robots móviles pueden trabajar junto al personal para ayudar a elevar o transportar mercancías y materiales, además de realizar trabajos que los empleados no pueden llevar a cabo debido al distanciamiento físico o a las normas de seguridad
Un ejemplo práctico: uno de los socios de Omron llevó a cabo un proyecto en el que se sustituyó el trabajo manual por un sistema totalmente automático para manipular rollos pesados de hasta 30 kilogramos. La automatización de esta agotadora tarea consiguió que la empresa pudiera ayudar a sus empleados, a la par que se aumentaba la eficiencia y la productividad.

2. Calidad y trazabilidad de los productos

La calidad y la trazabilidad son cada vez más importantes para los fabricantes y los clientes. Por ejemplo, los códigos de barras se utilizan en muchas aplicaciones distintas y deben tener la máxima calidad posible. Las normas internacionales y las especificaciones concretas de cada proyecto obligan a buscar sistemas y herramientas fiables que garanticen que los códigos de barras sean correctos y legibles.
Estos sistemas pueden ajustarse para que sean capaces de comprobar aspectos adicionales en cuanto al diseño e integridad de los paquetes. Las soluciones más recientes pueden comprender el grado de calidad y emitir una advertencia proactiva si este comienza a disminuir, lo que permite iniciar acciones de mantenimiento preventivo que evitarán errores que podrían salir muy caros.
Los códigos del embalaje son cada vez más útiles para los consumidores en el punto de venta, ya que pueden proporcionar información sobre alérgenos o ingredientes específicos (como el gluten), o sobre el país de origen. Existe un estrecho vínculo entre la automatización y la trazabilidad, que en última instancia reducirá los costes y protegerá la reputación del productor.
Un ejemplo práctico: un verificador de códigos de barras integrado en una impresora puede utilizarse para comprobar las etiquetas mientras se imprimen. Esto ayuda a garantizar que los clientes reciben productos con la información, etiquetado y códigos de barras correctos, evitando así la necesidad de que el minorista devuelva los productos o imponga sanciones al proveedor. Otro ejemplo es una solución de verificación que utilice sistemas de visión o RFID vinculados al software de gestión de producción para reducir los problemas relacionados con etiquetas o códigos falsos.

3. Flexibilidad y personalización

En muchos otros sectores, el «tamaño de lote 1» es un objetivo importante para los fabricantes. Aunque el sector de alimentos y bebidas siga dependiendo mucho de los volúmenes, el aumento de la flexibilidad y la agilidad debe seguir siendo una prioridad para satisfacer las crecientes demandas de los clientes y las normativas.
Los robots móviles son un elemento clave que los fabricantes deberían tener en cuenta para sus líneas de producción. Muchas soluciones dependen aún de sistemas de cintas transportadoras que no son flexibles, mientras que los robots móviles ofrecen la flexibilidad necesaria para mover las existencias y los consumibles a los lugares correctos en todo momento.
Un ejemplo práctico: los robots móviles y colaborativos permiten a las empresas gestionar las fluctuaciones de la demanda y desarrollar un entorno de producción más flexible. Esta capacidad de adaptación y evolución será aún más importante en el futuro. Los cobots son fáciles de implementar y transportar por toda la zona de producción, con los que se consigue una mayor flexibilidad. Los robots móviles pueden cambiar de ruta rápidamente, evitando los obstáculos de manera dinámica o trabajando con diferentes prioridades. Se pueden personalizar con accesorios especiales que proporcionan aún más versatilidad. Recientemente, Omron ha desarrollado una solución de manipulador móvil (MoMA) que combina la tecnología móvil y de la robótica colaborativa.  

4. Sostenibilidad e innovación

La sostenibilidad es importante para la mayoría de los consumidores, que prefieren comprar productos con la menor cantidad de embalaje posible. Sin embargo, el embalaje está ahí para proteger el artículo y proporcionar información útil. Los fabricantes deben encontrar un equilibrio entre estos dos conceptos y tener muy en cuenta los materiales que utilizan a la hora de embalar.
La automatización está estrechamente relacionada con la sostenibilidad. Por ejemplo, al controlar con precisión la temperatura y la presión cuando se sella el embalaje de un artículo, se garantiza que el producto se envuelva de forma correcta y segura, evitando así la repetición del trabajo. Del mismo modo, los productores deben tener en cuenta muchas variables diferentes, como el grosor del embalaje, la temperatura ambiente y la velocidad de aplicación del film de embalaje, por lo que necesitan un sistema con la capacidad de recopilar y analizar datos en tiempo real. Esto permite trabajar con más eficacia y actuar de forma más sostenible en el futuro.
Un ejemplo práctico: un ejemplo de tecnología innovadora es el controlador Sysmac AI de Omron, una solución inteligente que recopila, analiza y utiliza datos en el "edge" para detectar anomalías, evitar fallos y prolongar la vida útil del equipo. Combina la funcionalidad de control para líneas de fabricación y equipos con el procesamiento de IA.

La fábrica de alimentación del futuro

Tras la pandemia, las empresas de alimentos y bebidas deberían plantearse cómo pueden mejorar sus procesos mediante el uso de las nuevas tecnologías de automatización. Estos cambios les ayudarán a reducir la carga de trabajo de los empleados y a añadir valor; a aumentar la calidad de los procesos y productos; y a actuar de forma más flexible y sostenible. Las soluciones adecuadas incluirán sistemas inteligentes y conectados que combinen robótica, cobots, tecnología de sensores y visión con la recopilación y el análisis de datos, la interacción hombre-máquina y la trazabilidad integral. Esto les proporcionará información en tiempo real para alcanzar un futuro rentable centrado en el cliente.